Conversamos con el DT Sebastián Rendo

Acá, pensando nuevamente como comenzar a escribir una nota que no se si conmueve, pero si alienta a seguir adelante y hacer un examen de conciencia ¿Será que realmente somos “normales”? Cuando trato temas que están sobre la mesa hace años y los seguimos teniendo como algo tabú, decido darle rienda suelta a lo que considero mi sentido común y hacer una mezcla de nota y opinión. Con esto dejo una puerta abierta para que puedan discrepar conmigo, ya que muchas veces le erro, pero al menos intento ser transparente y transmitir lo que pienso.

Hoy vamos a hablar sobre la Selección Uruguaya de Fútbol de Salón de jugadores con síndrome de Down, quien tiene a Sebastián Rendo como DT y prepara a estos chicos para el Mundial en esta disciplina que se llevará a cabo dentro de 2 meses y medio aproximadamente. Recordemos que Sebastián fue el encargado de dirigir a la Selección sub 15 que viajara en diciembre a disputar el Mundial en Paraguay y hoy enfrenta este desafío, que precisa de la ayuda de todos, tanto económica como de concientización.

Cuando hablo de concientización, hablo de generar en la sociedad un vínculo con todas las personas, sabiendo que la discapacidad que nos azota a todos, muchas veces es la falta de corazón y empatía. Creo que antes de juzgar, tenemos que sentarnos un poquito, hacer un auto análisis y pensar cual esa capacidad que tengo que me hace diferente, siendo sin dudas el juzgamiento, una de ellas y nadie, absolutamente nadie está exento.

Aclarado esto, les cuento que estos muchachos son apoyados por la Secretaría Nacional de Deportes y la Asociación Uruguaya de Fútbol, que les brinda la indumentaria para la competencia. Además de estos apoyos, el combinado celeste precisa reunir 18.000 dólares para poder presentarse en el certamen y competir, por eso pienso que es momento de ponernos la camiseta todos y demostrar que somos un país solidario, tirando todos para el mismo lado y que no existen diferencias de ningún tipo. Con tan solo imaginarme esos gurises con la más linda del mundo en el pecho, representándonos a nivel internacional, se me eriza la piel, y es en estos momentos cuando miro hacia arriba y agradezco haber nacido en Uruguay. Hagamos que las distancias se acorten y los sueños se concreten, intentando todos unidos, que lo económico no sea un impedimento.

Conversamos con el DT a cargo de este grupo de gurises, Sebastián Rendo, quien nos cuenta un poco de esta nueva experiencia que tiene por delante: “Es un desafío que se dio hace muy poco, cuando me llamó Emanuel Fullentise (uno de los responsables de la selección uruguaya de futsal para personas con síndrome de Down) y me propuso para ser el técnico. La verdad que me encantó la idea, me llenó el corazón y las ganas de poder trabajar con estos niños, siendo una satisfacción enorme en lo personal. Todo salió a raíz de que desafectaron al técnico que estaba por razones que desconozco y me nombraron a mí. Puedo decir que estoy muy contento y con ganas de hacer lo mejor posible para que los jugadores lleguen de la mejor manera”.

También nos habló de cómo lo toma a modo personal, ya que es una experiencia diferente, donde sin duda va a dar lo mejor de sí, como persona y como DT, tomándoselo con total seriedad y procurando hacer un buen papel a nivel Mundial. Cuando se trata de tal responsabilidad, no hay experiencia que valga, siempre los nervios están presentes y de esto nos habla Sebastián: “Como cada cosa que arranco, siempre me vienen esos nervios lindos. En la primera practica no sabía con qué me iba a encontrar y resulta que me topé con unos niños maravillosos, con unas ganas de conocerme tremendas. Me veían y me abrazaban, demostrando estar contentos de tener un técnico nuevo y fue muy confortante. Después también me encontré con algunos que tienen muy buena calidad y otros que no tanto, pero trabajaremos mucho, aunque tenemos poco tiempo”.

Cuando llegó el momento de preguntarle cómo podemos ayudar en esta causa como sociedad, la respuesta del técnico fue concreta, dejándonos una brecha para pensar un poco y poder revertir nuestra manera de ver las cosas: “Ese es un tema complicado que, en todos los deportes amateur de nuestro país nunca va a terminar porque siempre se apoya mucho a los de arriba y a los deportes menores se los deja de lado, haciendo que sea cuesta arriba para los dirigentes y personas que están a cargo. El apoyo económico es muy importante para nosotros porque sin el respaldo de empresas o de la sociedad mismo, se hace muy cuesta arriba. El año pasado con los chicos que viajamos al Mundial de Paraguay, sino llegábamos a un importe “x”, teníamos que dar un paso al costado, pero gracias a la colaboración de la gente lo pudimos lograr. Igualmente creo que tendría que cambiar eso, el camino es por ahí y que no vaya todo para el mismo lado, sino que se distribuya un poco mejor la economía del deporte en sí.”

Por último, Sebastián deja una reflexión personal acerca de cómo está ubicado el futsal en nuestro país, ya que muchas veces decimos estar en proceso de descentralización y no son más que palabras, porque la realidad es otra. He escuchado hablar a muchos dirigentes del deporte en nuestro país, pero como siempre digo, las palabras se la lleva el primer vientito que pasa, los ejemplos y los hechos, quedan para siempre.

“Uruguay en sí está muy quedado, no solo en esta disciplina, sino que en muchas cosas. Nos falta actividad local en los diferentes departamentos, por ejemplo, el fútbol de salón que prácticamente se juega solo en Montevideo cuando hay 18 departamentos donde no se juega. Creo que eso es un problema muy grande y siempre tiene que ver con la parte económica, porque algunos que quieren trabajar siempre quieren sacar su tajada y termina no realizándose ningún torneo. Es difícil conseguir gente que quiera laburar sin tener una parte para cada uno, pero si todos nos concientizamos con ganas de que el deporte crezca, va a ser una cosa,pero si trabajamos para sacar tajada, siempre va a ser difícil. Yo no sé cómo son los países vecinos, pero por ejemplo Argentina tiene todo tipo de campeonatos, siendo que nosotros no podemos conseguir ni medio porque no tenemos actividad”.

Con respecto al futsal para personas con síndrome de Down, Sebastián nos contaba que en Argentina hay hasta una liga, y contaba que eso acá “es impensable porque apenas hay tres escuelitas”.

Hagamos que esto impensable se vuelva posible, entre todos estoy segura que podemos. Pudimos ser 3 veces campeones del mundo, pudimos demostrar al mundo que este “paisito” se juega la camiseta donde sea que vaya ¿Por qué no podemos demostrar que no existen barreras ayudando a estos gurises a viajar a Perú?

Muchas veces la discapacidad que tenemos es la falta de compromiso y empatía, cambiemos la pisada, demostremos una vez más que ser solidario es sinónimo de ser uruguayo.