De la Cruz contó cuando hizo el “click” para ser titular en River y llegar a la selección

Nicolás de la Cruz vive un gran presente en River Plate. Es una de las piezas claves dentro del equipo de Marcelo Gallardo y esto lo llevó a que Óscar Tabárez lo convocara para vestir la camiseta de la selección uruguaya.

El volante de 23 años arribó al Millonario en la temporada 2017/2018. Le costó conseguir un puesto en el once. Recién se afianzó en la temporada 2019/2020. El exjugador de Liverpool, en una entrevista a La Nación, expresó las adversidades que pasó.

“Tuve que superar muchos obstáculos que eran propios de un jugador joven que llega a un fútbol diferente y también tuve que mejorar en lo extrafutbolístico. La gente siempre espera un buen rendimiento de un jugador que llega del exterior y yo encima venía con la presión de ser el hermano de, que hace que te miren de otra manera. Era normal en su momento el malestar de los hinchas, lo entendía. Y hoy por hoy puedo decir que me gané mi nombre a base de esfuerzo, pero no fue nada fácil”, aseguró.

De la Cruz recalcó que hizo muchos “trabajos para manejar la ansiedad y tomarme más segundos para pensar. También para mejorar la visión periférica, buscar espacios libres y trabajar la velocidad mental. Son aspectos que se trabajan en el día a día y después te das cuenta que te sirven muchísimo para resolver mejor una jugada”.

Resaltó el momento en que comenzó a ganarse un puesto de titular en el Millonario, que luego lo terminó llevando a la selección uruguaya: “El click se empezó a dar a medida que fui entendiendo lo que es el mundo River y el lugar en el que estaba. No podía quedarme solo con llegar, sino que quería mantenerme durante mucho tiempo en un club tan grande. Y tuve un partido clave en Brasil contra Inter que hice un gol de tiro libre. Ese día sentí un alivio y sabía que era el momento”.

El volante posee contrato con River Plate hasta junio de 2021. El club argentino busca la renovación debido a que en el último periodo de pases europeos muchos clubes pusieron sus ojos en él. Uno de ellos: el Manchester City de Josep Guardiola.

“Hoy por hoy estoy 100 por ciento enfocado en River y Uruguay. Mirando para adelante, dentro de poco se termina mi contrato, hay mucha incertidumbre y no se sabe qué va a pasar”, puntualizó.

“Las ligas europeas son el sueño de todo jugador. Una tentación latente. Es un sueño llegar, pero hoy trabajo para darle lo mejor a River. Me debo al club y estoy muy feliz”, comentó De la Cruz.