Astori: Volver a la tablita del dólar sería peligroso, porque «condujo a desastres para el país»

El ministro de Economía, Danilo Astori, consideró que Luis Lacalle Pou «debe haber estado distraído los últimos 15 años», si no advirtió que la política cambiaria del Uruguay fue «evitar los saltos bruscos del dólar y acompasar su valor a escala global». Astori salió al cruce de las declaraciones que había formulado el presidente electo cuestionando la política cambiaria implementada por el equipo económico del Frente Amplio.

«El gobierno ha promovido intervenciones del Banco Central para evitar los saltos bruscos hacia arriba o hacia abajo, durante 15 años se ha seguido esa política, y sería un error enmendar esa posición. Sospecho que ahora hay una intención de evitar saltos, y de aumentar el tipo de cambio nominal, eso es peligroso porque llevaría a fijar el tipo de cambio, lo que en el pasado le trajo gravísimas consecuencias al país. Recuerden las famosas tablitas (de conversión). Esto condujo a desastres en el país», recalcó el ministro.

Dejar flotar el dólar evitando saltos bruscos, es la política que tiene hoy Uruguay y que tiene que mantener, manifestó el jerarca entrevistado por radio Sarandí.

Se manifestó preocupado por la intención de derogar la inclusión financiera, un mecanismo que promueve la transparencia y el acceso de la población al sistema financiero. «Parece que ahora todo va a relajarse, además de bloquear el acceso de los trabajadores a tener una cuenta gratuita en un banco», opinó.

Déficit fiscal

Astori se mostró sorprendido por las noticias que circularon la semana pasada diciendo que el déficit fiscal era el más alto de los últimos 30 años. «Anunciamos que el déficit se ubicó en 4,7 por ciento en diciembre. Es decir, dos décimas por debajo del de noviembre, lo cual nos muestra que venimos en trayectoria descendente. Y varios medios titularon que era el más alto en los últimos 30 años. Es absolutamente absurdo comparar el país de hoy con el de hace 30 años, porque son dos países completamente distintos».

«En el medio hubo uno de los crecimientos más grandes de la historia del Uruguay. Un crecimiento de 17 años consecutivos. Eso solo construye otro país y lo hace mejorar en su capacidad financiera, en derechos, en inclusión y en generación de puestos de trabajo», agregó.

La estructura macroeconómica creada en estos años fue manejada «positivamente». Hoy el país cuenta con una solvencia y una capacidad financiera «como nunca había tenido y como no tenía el país de hace 30 años».

«No podemos caer en la calificación negativa general de la política económica de los últimos 15 años, al contrario, el país tuvo 15 años de resultados mayoritariamente positivos, aunque quedan cosas por hacer, porque no hay ninguna obra perfecta. Mejorar la eficiencia del gasto es fundamental, por ejemplo».

«Decir que el gasto público realizado fue un despilfarro es menospreciar muchas cosas, como lo fue mejorar el Sistema Nacional Integrado de Salud para toda la población, o los esfuerzos en educación, o las inversiones en infraestructura, o el equipamiento para seguridad pública. Pretender borrar eso de un plumazo, no lo puedo aceptar, porque es negar la realidad del país», concluyó el ministro.

Fuente: Diario La República