Botana: impulsores de tolerancia cero demoraron otras medidas y son responsables de vidas

Días atrás, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos Uriarte, dijo en rueda de prensa que «se debe permitir» conducir vehículos con un límite de alcohol en sangre superior a cero.

La idea de terminar con la tolerancia cero había sido mencionada por el presidente Luis Lacalle Pou en plena campaña presidencial, a fines de 2018. En un acto dijo que la medida había perjudicado a la industria vitivinícola y que, de llegar al Gobierno, pensaba impulsar que se volviera al 0.3 para «poder tomar esa copita de vino».

Ahora, según consignó El Observador el lunes, el senador nacionalista Sergio Botana prepara un proyecto de ley que permitiría conducir con hasta 0,3 gramos de alcohol en sangre.

La iniciativa de Botana fue criticada por Gustavo Grecco, presidente del Sindicato Médico, que dijo que «ceder a las presiones corporativas se paga con vidas y secuelas graves», y también por el expresidente de Unasev, Gerardo Barrios. El exjerarca dijo a TNU que no hay argumentos científicos ni académicos para eliminar la tolerancia cero y que si se habilita el nivel de alcohol hasta 0,3 aumentará la cantidad de lesionados y fallecidos en el tránsito.

Esta mañana, Sergio Botana explicó su postura en una entrevista con Informativo Sarandí que estivo marcada por una discusión fuerte entre el nacionalista y el periodista Gabriel Pereyra.

«Tenemos que continuar con el proceso de transformación que se ha visto detenido en el último período, con el sector vitivinícola fuertemente afectado», dijo.

Según Botana, la tolerancia cero «no ha mejorado la situación respecto a la baja de accidentes». «La enfocamos a un mal lado la lucha contra el tránsito, lo demuestran las estadísticas. Si no ha tenido resultados de impacto, tenemos que ver cómo tomamos otras medidas y eliminamos esta que perjudica al sector vitivinícola y todo el sector gastronómico y el turismo en el Uruguay», dijo.

«Todos los países del mundo desarrollado tienen autorizaciones que van de 0.5 a 0.8. Y tienen veinte veces menos de accidentes que nosotros, veinte veces menos de muertos. Y en Uruguay la estadística dice lo mismo: antes y después de la ley se mantiene incambiada la participación de personas con alcohol en sangre», dijo Botana.

Cuando se le comentó que Gerardo Barrios afirmaba exactamente lo contrario, que se había producido una disminución de los accidentes en casi todos los años, Botana replicó que «al expresidente de Unasev le gusta juguetear con las cifras de mala manera». «Se lo puedo probar. En el 93% de casos con accidentes con lesiones, las espirometrías dan cero. Daban antes y dan ahora», dijo el legislador, que durante el período anterior pidió la renuncia de Barrios.

«Este hombre con ese discurso lo que ha hecho es demorar las medidas que realmente hay que tomar, termina siendo responsable por vidas. Si la cuestión está en la velocidad y las fallas mecánicas, ¿por qué no controlamos eso? Estoy dispuesto a hacer una ley a quien transforma el vehículo en un arma por la velocidad o maniobras peligrosas», dijo.

«Si prohíbo y no mejoro, perjudicando a un sector, ¿por qué mantenemos la prohibición?», se preguntó. También respondió a las críticas de Grecco y aseguró que «el SMU no tiene la mínima autoridad moral en este sentido». «También pidieron la cuarentena obligatoria varias veces», opinó.

«Si se toman las medidas que yo estoy diciendo verá cómo bajará sustantivamente la siniestralidad. Mientras sigamos con la camiseteada de izquierda del período pasado…» le dijo a Pereyra.

Botana comentó que ya habló con legisladores de todos los partidos que integran el Senado y que tuvo buena receptividad de Cabildo Abierto y de su partido, por ejemplo.