Fenapes respondió a Robert Silva: «Es muy clara la posibilidad de cierre del nocturno»

La semana pasada, el presidente del Consejo Directivo Central (Codicen) de la Administración Nacional de Educación Pública (Anep), Robert Silva, dijo a Montevideo Portal que «el cierre de liceos nocturnos es uno más de los tantos rumores y relatos falaces» que circulan.

«Se generan con vaya a saber qué propósito», reflexionó y luego los adjudicó a «actores institucionales».

Silva negó que para 2021 se cierren liceos nocturnos y argumentó que «hace días» que en la página web de Secundaria está publicada «una matriz de grupos de los liceos nocturnos del país».

La declaración del presidente del Codicen surge horas después de que circularan imágenes de reclamos sobre el presunto cierre de un liceo nocturno en Barros Blancos (Canelones). El diputado del Frente Amplio Sebastián Sabini publicó la foto del reclamo en el que figuran pancartas y demás, y anunció la elaboración de «un pedido de informes para conocer en detalle la situación».

Silva adelantó que habló con responsables de Secundaria «para que vayan al liceo, informen y de paso desacreditar a estos personajes que a lo largo y ancho del país en los centros educativos están generando miedo, temor, vaya a saber con qué propósito».

Estas declaraciones de Silva motivaron una respuesta por parte de la filial de Fenapes de Barros Blancos.

«Desde junio se instaló el relato dentro del CES que los liceos nocturnos centralizarían su oferta educativa en liceos ‘cabeza’ de departamento, lugar que no ocupa el Liceo de Barros Blancos. Relato nunca oficializado pero construido desde la conversación informal, movilizado desde lugares de toma de decisión», señaló Fenapes.

«Hace más de un mes se está consultando a las autoridades sobre la grilla 2021 (grupos por liceo y por turno asignados por el CES para el 2021), la respuesta fue siempre ‘no tenemos información aún’. Vale aclarar que todos los años llega la consulta a cada Institución sobre si se quiere realizar alguna modificación para el año siguiente sobre orientaciones y grupos. Consulta que este año no fue realizada», agregó el gremio.

El día 14 de octubre «aparece publicada la grilla en la página web del CES sin figurar el plan ‘94 que funciona casi exclusivamente en liceos nocturnos de bachillerato en todo el país. Recién el viernes 16 aparece en la web el plan ’94, distancia de tiempo que inquieta a la comunidad educativa».

Para Fenapes, «agrega incertidumbre una información que circula en el CES donde se menciona que se implementará de forma general uno de los formatos del plan ‘94, donde las y los estudiantes rinden exámenes libres y tienen tutorías previas, modalidad conocida como ‘Libre Asistido’, en la que se amparan algunas y algunos estudiantes. Si la oferta educativa es en esta modalidad, estaríamos cercenando las posibilidades educativas de las y los estudiantes del nocturno. Las características familiares, laborales, los años de inactividad educativa, entre otros factores, determinan que la mayoría de estas y estos estudiantes requieran un acompañamiento pedagógico diario, para poder continuar con sus estudios».

Según el gremio «se maneja la idea a nivel del CES que la elección de horas para el liceo nocturno no se realizaría en noviembre-diciembre como las demás, sino que se haría en febrero supeditado a la matrícula». «Es decir, la asignación de grupos depende de la cantidad de inscripciones a febrero, atrasando todo el sistema de designaciones de docentes para el nocturno. Donde además las y los docentes que elijan (de hacerse efectiva la modalidad ‘Libre asistido’) lo harían en contratos de 8 meses, desestimulando la elección de aquellos con mayor experiencia o que prefieran el turno nocturno como primera elección».

También criticaron la falta de negociación colectiva. «El Consejo resuelve sin consulta alguna, de manera unilateral, desde un lugar de ‘autodeclarada experticia’ y soberbia, cuestiones importantísimas para toda la comunidad educativa, sin dar relevancia a la opinión y acción docente», reportaron.

La estrategia comunicativa que elige el CODICEN, agregó Fenapes, «es la misma que utiliza el gobierno: se realizan declaraciones en medios de comunicación o en ámbitos informales, donde se moviliza información y luego se mide la reacción de las comunidades afectadas por dicha información. En función de esta reacción se replanifica la intervención recortista».

«Ante estos hechos es muy clara la posibilidad de ‘cierre del nocturno’, sin embargo, esta filial hasta no tener la confirmación de la misma se limitó a alertar a la comunidad sobre la fragilidad del Turno Nocturno en Barros Blancos y la posibilidad de que desaparezca como fue concebido en 2010. Nosotros nunca hablamos de cierre. Lo que sí tenemos claro es que el ‘mensaje’ que envió el CES sí iba en este sentido, ‘hablar’ sin decir oficialmente, sobre la posibilidad de cierre. Esto está a tono con otras temáticas abordadas con el mismo formato de comunicación; lo hemos visto en relación a los boletos estudiantiles, a los comedores escolares y a muchísimos otros ‘gastos’ sociales que este gobierno quiere desarticular en pro de una reducción del Estado que solo favorece a los más privilegiados».

Las hipótesis de Fenapes

Luego, Fenapes listó las hipótesis que a su juicio explican por qué el Gobierno elige «esta forma de comunicación».

• Generar confusión, hacer que la verdad se debilite, haciendo que los relatos desde la clase trabajadora pierdan fuerza.

• Generar «distracciones» que desvíen la atención pública de otras cuestiones.

• Crear problemas donde no los había y ofrecer soluciones.

• Desacreditar a los sindicatos y demás fuerzas vivas desestimando el reclamo porque se sostiene en un «relato falaz».

• Medir la reacción de una comunidad ante una intervención «recortista» del CODICEN y dar marcha atrás, culpando al otro de que entendió mal.

• Simple y llana ineptitud, incapacidad interna (de la ANEP) de ponerse de acuerdo y hacer comunicaciones asertivas.

«Más allá de las razones que movilizaron al CODICEN de la ANEP a instalar esta forma de comunicación, nuestra filial tiene claro sus objetivos: evitar que el Turno Nocturno en Barros Blancos vaya desapareciendo y defender la educación pública de los embates de un gobierno que sostiene su gestión en la confusión y en la precarización de las condiciones de estudio y de trabajo», agregó Fenapes, que felicitó «la reacción de la comunidad educativa de Barros Blancos ante lo que consideraban era una amenaza a sus derechos».

«Coincidimos con el presidente del CODICEN, Prof. Robert Silva, cuando expresa que ‘hay personajes que están generando miedo’; nuestra intención como filial es demostrar y visibilizar que esos personajes no son evidentemente las y los trabajadores», concluyó.