Ferreri: con aumento de tarifas Gobierno “incumplió groseramente” sus promesas

El Poder Ejecutivo definió este martes cuáles serán las tarifas que regirán a partir del primero de enero de 2021 en las empresas públicas.

En UTE la suba será de 5% en promedio. “Los ajustes habrán de variar en virtud del cargo fijo, potencias y las diferentes tarifas. Próximamente la empresa aprobará un pliego tarifario con el detalle”, explica el comunicado de Presidencia.

Por su parte, la “adecuación tarifaria” en OSE será de 6,5%, un porcentaje menor a la propuesta elevada por el directorio (que superaba el 8%)

Antel, tal como estaba previsto, tendrá un aumento promedio de 6,4%. La suba es de 6,3% para teléfonos móviles y de 9,5% para servicio de datos, mientras que para telefonía básica residencial disminuirá en un 5,2%.

En cuanto a Ancap, el comunicado de Presidencia asegura que “el presidente mandató que no haya ajuste tarifario en el precio del gasoil, el principal combustible usado por el sector productivo, y que se mantiene incambiado desde enero de 2018”.

La gasolina, por su parte, aumentará 6,19% (su último aumento fue en julio de 2018) y el supergás aumentará 6,9%.

“En todos los casos, el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, instruyó que la adecuación tarifaria se situará por debajo de la inflación. En un año tan particular, la decisión del gobierno sopesa la necesidad de equilibrar la salud financiera de las empresas del Estado con el cuidado de la economía de la ciudadanía”, asegura el comunicado.

Además, asegura que los ajustes “están por debajo de la proyección comercial que presentaron algunas de las empresas estatales”.

Revisame el archivo

En las redes, desde la oposición se recordó en estos días algunas declaraciones de quienes hoy son jerarcas del Gobierno, con críticas al Frente Amplio por los aumentos pasados de tarifas, mientras figuras del Gobierno hicieron lo opuesto: recordaron las subas determinadas por las administraciones anteriores.

El ex subsecretario de Economía, Pablo Ferreri, criticó duramente los anuncios del Gobierno y la forma en que fueron comunicados.

“Con los aumentos de tarifas anunciados el gobierno incumple groseramente su promesa electoral, además de aumentarlas en casi todos los casos por encima de la inflación. Lo más preocupante es el deterioro de los salarios en relación a las tarifas”, dijo.

Explicó que el último aumento determinado por el Gobierno fue el 1 de abril del 2020, con una suba en el entorno del 10,5 %. “El aumento fue superior a la inflación de 2019 (8,79%), se argumentó que era así porque debían haberse ajustado en enero. Por lo cual para el gobierno la corrección incluía la inflación hasta marzo de 2020”, se explayó. El aumento de UTE por entonces fue de 10.5%, el de OSE 10.7% y Antel 9.8% (Ancap no subió).

Por lo tanto, apuntó, la inflación que se debe considerar es la generada entre abril y diciembre de 2020. “Entre abril y noviembre la inflación fue 5.31%, y en general la inflación de diciembre es negativa, esto es así desde 2012, por lo cual la inflación a considerar seguramente sea menor a 5.31%”, escribió Ferreri.

“Por lo tanto la afirmación del comunicado de Presidencia no se corresponde con la realidad. Las tarifas suben alineadas a la inflación (UTE) o por encima de ella”, dictaminó.

“Lo más preocupante es cómo se deterioran los salarios en relación a las tarifas; los trabajadores vamos a destinar una mayor parte de nuestro salario a las mismas”, prosiguió Ferreri, que publicó una tabla que compara el aumento de salarios (entre 2 y 4.5% en públicos y en el entorno de 3% en privados) con las subas de las tarifas.

“Por otro lado resulta inconveniente el aumento que se viene haciendo del servicio de internet, que en una pandemia podemos catalogar de esencial. El servicio de datos ya había aumentado más que el promedio en abril del 2020: 12%, y ahora aumenta 9,5%. Inentendible. Sí es una buena decisión para el país productivo el no aumentar el gasoil”, señaló.

“Durante 15 años cuando estaban en la oposición catalogaban de tarifazos aumentos que estaban por debajo de la inflación. Y luego en campaña prometieron bajarlas. Haber hecho acusaciones para la tribuna y promesas incumplibles deja muy mal parado al gobierno. Realidad mata relato”, concluyó.

Hubo otras reacciones del sistema político.