“La tan anhelada conectividad”: qué implica el aeropuerto de Rivera para los fronterizos

Ya sabés, cara

Con la presencia del presidente de la República, Luis Lacalle Pou, y autoridades brasileñas, se inauguró este lunes el nuevo Aeropuerto Internacional de Rivera. La terminal aérea fue declarada binacional en agosto y es el primer aeropuerto en América Latina y el segundo en el mundo con esta característica.

El intendente de Rivera, Richard Sander, consideró este lunes como un día “histórico”. Así, recordó que desde hace unos veinte años dialogan con diferentes gobiernos para llevar a cabo este proyecto, que tuvo una inversión de US$ 13 millones. Según el intendente colorado, la reapertura de este edificio permitirá la “tan anhelada conectividad”, así como también “seguir desarrollando toda la fase de turismo”.

Al ser consultado por En perspectiva sobre por qué era importante para el gobierno departamental que refaccionen el aeropuerto, cuyas instalaciones databan de 1972, Sander respondió que Rivera y Santana do Livramento, la frontera con Brasil, son “una ciudad única”. De este modo, expresó el intendente, con el aeropuerto se da la “posibilidad” de que los ciudadanos de la frontera puedan “tener vuelos hacia Uruguay, hacia Brasil y hacia otros países”.

Sander destacó el vínculo entre ambas ciudades. “Tenemos una vida tan en conjunto; tenemos la bandera brasileña dentro del despacho del intendente porque forma parte de nuestro día a día, de lo que somos, nos sentimos fronterizos con una vida totalmente integrada”, expresó.

El intendente colorado reconoció que para la gente que no conoce Rivera y Santana do Livramento “quizá sea difícil” comprender el vínculo entre ambas ciudades. En tanto, insistió en que el nuevo aeropuerto “es una herramienta que dinamiza los dos lados de la frontera”.

Dentro de las novedades que trae el aeropuerto hay un vuelo directo entre Rivera y Porto Alegre por parte de la aerolínea Azul.

El proyecto había sido acordado cuando el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, asistió a Uruguay y visitó a Lacalle en la Residencia de Suárez y Reyes en enero pasado. En la última cumbre del Mercosur, celebrada en Río de Janeiro, el mandatario uruguayo reconoció a su par brasileño y dijo que “cumplió con la palabra”.