“No pueden errar de casa en un pueblo de 10 personas”, se quejó hombre al que allanaron

En la mañana del martes, la policía llevó a cabo un súbito allanamiento en la localidad de Florencio Sánchez, en el límite entre Colonia y Soriano. La operación habría sido un éxito, de no ser por el «detalle» de que los uniformados irrumpieron en una vivienda que no era la señalada, y donde vive una familia ajena a cualquier investigación.

Eran las ocho y poquito, yo estaba todavía acostado con mi señora, porque ese día no trabajaba. Sentimos como un tropel y entraron cuatro o cinco milicos apuntándonos con armas largas y con linternas», contó Robert Denis en declaraciones a Radio Centro Cardona.

«Me sacaron de casa en calzoncillos y me pusieron esposado contra la pared», recuerda el damnificado, asegurando que nadie le explicó lo que estaba sucediendo. En ese momento intervino un vecino de Denis, a su vez propietario de la casa en la que él reside, y fue quien pidió explicaciones a los agentes. En ese momento, comenzaron a aclararse los hechos. «Uno desde afuera gritó ‘suéltenlo que le erramos de casa'», narró Denis.

«No es tan fácil errarle de casa», consideró el hombre, dadas las dimensiones y la baja densidad de población de la localidad. «A mí no me presentaron ninguna orden. Más de una hora después vinieron con una, a nombre de otra persona, que era la que buscaban».

«Me pidieron disculpas de todas maneras, me llamo el jefe de policía, pero el mal momento no me lo van a sacar», añadió.

Posteriormente, Denis concurrió a la Seccional 11, donde brindó información para tasar el precio de la puerta de que derribaron los agentes y la colocación de una nueva. Allí un jerarca policial le tomó declaración y volvió a ofrecerle disculpas.

Ahora, Denis dice estar «asesorándose» acerca de la posibilidad de iniciar acciones legales, algo que de momento no decide. «El mal momento fue feo», insiste.

«La inteligencia no es muy buena si le erran de casa en Cardona y Florencio Sánchez, donde somos diez personas», consideró.

En la tarde del martes, la Policía de Soriano emitió un comunicado en el que se describía el operativo y se admitía el error.

«Por motivos que se investigan a nivel administrativo» los agentes a los que se asignó un allanamiento «erraron de vivienda, ingresando a la casa lindera del objetivo, mediante efracción de la puerta principal, ocasionando una justificada alarma de la familia allí domiciliada, ajena totalmente al hecho investigado», reza la misiva.

«Sobre esta situación, el Sr. Jefe de Policía dispuso la instrucción de una Información de urgencia a los efectos de determinar las responsabilidades que correspondan y se comunicó inmediatamente vía telefónica con el Jefe de hogar, ofreciendo las disculpas del caso y el compromiso de la rápida reparación de los daños ocasionados. Los daños serán resarcidos inmediatamente, mediante el cambio y colocación de una nueva puerta en la finca (ya adquirida), colocada con mano de obra del personal idóneo de Jefatura», prosigue el envío.

El comunicado añade que, una vez constatado el error, los agentes se dirigieron a la finca correcta y realizar el allanamiento en la finca prevista, donde recuperaron un televisor que había sido robado días atrás. Fueron detenidos asimismo el ladrón y e comprador del bien robado, quienes fueron formalizados y condenados por la Justicia.