Organizaciones buscarán alcanzar las firmas para “que el pueblo decida” sobre la LUC

Organizaciones sociales como el PIT CNT, la Federación de Estudiantes Universitarios Uruguay (FEUU), la Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (Fucvam) y la Intersocial Feminista acordaron crear la Comisión Nacional Pro Referéndum Contra la Ley de Urgente Consideración, que buscará juntar las firmas necesarias para alcanzar un referéndum. La primera reunión de esta comisión será el próximo lunes.

El objetivo será alcanzar las firmas del 25 % del padrón electoral antes de julio de 2021, tal como lo exige la normativa, para luego llevar a cabo un referéndum en el que se decidirá si derogar o no la ley de urgente consideración (LUC) votada este año.

El secretario general del PIT CNT, Marcelo Abdala, dijo este martes en rueda de prensa que el objetivo es «impulsar un referéndum contra las peores aristas de la LUC, aquellas que vulneran derechos y garantías individuales y colectivas». En total, esta comisión buscará derogar 133 artículos de la LUC.

En general, la idea es quitar de la normativa aquellos artículos «que emprenden recortes en materia de derechos, en materia de libertades de manifestación, de huelga, que tienen notoriamente contenidos antisindicales, aquellos que en el momento en que se requieren políticas contracíclicas de inversión para resolver las necesidades del pueblo establecen una regla fiscal que acota las posibilidades de acción del Estado en medio de la pandemia, aquellas que tienen que ver con un sentido privatista, que retroceden en materia de derechos ubicados en el plano educativo, etcétera».

Abdala dijo que para derogar estos artículos las organizaciones resolvieron «desarrollar una acción democrática que pretende recolectar las firmas necesarias para que el soberano decida» finalmente si esos 133 artículos quedan dentro de la ley o son retirados.

Consultado por la prensa acerca de qué podría significar para las organizaciones una derrota electoral, Abdala dijo que «nunca» tienen miedo. Sin embargo, esto no quita para que para el movimiento sindical sea un desafío, «como muchos otros que ha emprendido el movimiento obrero y popular», y de los que ha salido «victorioso».

«Cuando en el año 92 hubo un proyecto de privatización de todas las empresas públicas al principio se decía: ‘Bueno, esto es una locomotora imparable’. Y, sin embargo, el campo popular se dio maña a los efectos de evitar que el capital social del país fuera dilapidado y privatizado en el gobierno del señor Luis Alberto Lacalle», recordó Abdala.

«Luego hubo otros intentos de privatización, en particular de Antel, que no fue necesario llegar al plebiscito porque se recolectaron las firmas y el Poder Ejecutivo del señor Jorge Batlle derogó artículos privatizadores», añadió.

«Que esta es una ley controvertida no hay duda», dijo Abdala sobre la LUC, y luego añadió: «Lo que estamos planteando es que el pueblo decida, que una cuestión de cambios de tal magnitud no pudo haber sido decidido sin el debido debate parlamentario, sin la debida discusión en la sociedad».