Uruguay y Brasil acordaron control por COVID-19 en la frontera Livramento-Rivera

 

“Uruguay es el primer país que acuerda con Brasil una política sanitaria conjunta de fronteras para el manejo de la crisis del COVID-19”, dijo el ministro Salinas.
En las últimas horas se realizó la segunda reunión extraordinaria del Comité de la Frontera Santana do Livramento-Rivera, en la que se acordó la coordinación de las medidas de salud y control epidemiológico en esa frontera, frente a la pandemia mundial de COVID-19.
En la reunión estuvieron presentes las delegaciones de ambos países encabezadas por el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas y la Secretaria Municipal de Salud de Río Grande Do Sul, Anita Bergmann.
El ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, resaltó la importancia de este acuerdo para la política sanitaria uruguaya, «significa el inicio de un camino conjunto con los hermanos brasileños, es un acuerdo histórico absolutamente, ya que Uruguay es el primer país que acuerda con Brasil una política sanitaria conjunta de fronteras para el manejo de la crisis del COVID-19», según consignó Presidencia.
Asimismo, Salinas destaca la relación de cooperación efectiva a través del suministro de test para pacientes sospechosos y sus contactos. «De esta manera comenzamos a recorrer un camino de innovación en el concepto de unidad sanitaria binacional y en el concepto de cooperación internacional entre hermanos», subrayó.
Por su parte, la directora general de coordinación, Karina Rando, señaló que este acuerdo implica un gran avance en lo que respecta a la capacidad diagnóstica, a los métodos diagnósticos y al control de la enfermedad en la ciudad de Rivera- Santana Do Livramento.
A partir de ahora se establece un único seguimiento epidemiológico con el mismo método diagnóstico en las dos ciudades, a través de las unidades epidemiológicas.
«Por lo tanto si hay algún paciente del lado Rivera que tiene contactos cercanos en la ciudad de Santana do Livramento vamos a tener la capacidad de seguir los hilos epidemiológicos en ambas ciudades siguiendo los protocolos de epidemiología que se aplican actualmente en Uruguay», explicó.
En la reunión además se discutió las diferencias en la caracterización de casos confirmados, casos sospechosos, definición de contacto con COVID-19 y criterios para los siguientes contagios. Con respecto a los casos sospechosos, los miembros del subcomité acordaron dos medidas, que deberían entrar en vigencia inmediatamente en Santana do Livramento y Rivera: derivar a las personas que muestran síntomas de contaminación por el nuevo coronavirus o que tienen contacto domiciliario con casos sospechosos o confirmados, al prestador de salud correspondiente. Y determinar si corresponde, la ausencia del trabajo por un período mínimo de catorce días o según lo determine un médico, excepto en los casos en que haya pruebas específicas y protocolos de retorno a la actividad para aquellos que hayan tenido un resultado negativo; y comunicarse con las autoridades sanitarias locales cuando se identifiquen o si saben que una persona ha tenido síntomas similares a los de la gripe o ha obtenido un resultado positivo en una prueba COVID-19.

El dato…
Con excepción de Bagé, todas las ciudades brasileñas fronterizas con Uruguay se encuentra bajo la denominada bandera naranja, el paso previo para que el gobierno del estado de Río Grande do Sul limite la circulación, suspenda las clases y solo permita que abran los comercios que venden alimentos y las farmacias. Hasta ayer el número de nuevas hospitalizaciones en todo el estado de 11,4 millones de habitantes, creció 20% pasando de 512 a 613.
Una de las principales preocupaciones de las autoridades de la salud gaúchas es el acotamiento del indicador de la capacidad de atención (el número de camas de CTI libre para atender pacientes de COVID-19. Ello se debe a que el número de pacientes que las ocupan 31% en la semana.